Ópalos

Buen días y magnífico inicio de semana para todos ustedes, deseándoles que se hayan podido relajar y que su fin de semana no haya estado tan “movidito” como el mío, aunque tuve la oportunidad de reflexionar y desahogarme un poco de la carga emocional que traía y ahora aquí estoy empezando  la semana con la mejor de las energías y buenas vibras.

Esta semana en #ElBlogJoyero continuamos con los posteos de las Piedras del Mes, no fue el primero en Octubre porque fue dedicado al mes rosa y los esfuerzos para el combate contra el Cáncer de Seno., es por eso que hasta esta semana iniciamos, y en Octubre toca el turno a 2 hermosas piedras, el Ópalo y la Turmalina, y para no agobiar con información pues esta semana hablaremos de los ópalos.

Los ópalos son esas piedrecitas multicolores que como que nos vuelven loquitos (al menos a mi si) el hecho de ver como se forman esos colores es algo maravilloso, y ahora resulta que no es que precisamente este formado de piedritas de diferentes colores, nop, resulta que está compuesto de dióxido de silicio (sílice), lo mismo que el cuarzo y otros minerales relacionados.

Está constituido por diminutas lepisferas formadas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, dos minerales pertenecientes a la clase de los silicatos que coinciden con el cuarzo en su composición, pero que difieren de él por sus respectivas estructuras cristalinas. Estas partículas microscópicas tienen un diámetro de aproximadamente 0,1 μm (1/10000 de milímetro) y se encuentran como estructuras empaquetadas en un enrejado tridimensional. Debido a ese preciso enrejado, es la única gema conocida capaz de reflectar los rayos de luz y transformarlos en los colores del arco iris (desde el rojo hasta el violeta). A diferencia de otras gemas, el efecto reflector del ópalo no se debe a sus impurezas, sino a la penetración de la luz a través de unos espacios llamados vacíos o voids ubicados entre las esferas. #QuiubolesQue

El ópalo es a menudo un elemento fosilizador de animales y plantas. Sirve además como materia prima en las industrias de la piedra tallada.

Antiguamente los ópalos procedían de yacimientos, ahora agotados, en Eslovaquia. En Australia fueron halladas las primeras fuentes de ópalo en 1863. Hoy encontramos ahí concentrado el 98% del mercado mundial. El pueblo de Coober Pedy en el desierto de Australia Meridional depende casi exclusivamente del mercado de los ópalos. En México se produce la variedad de ópalo de fuego, además de otros colores. La variedad Geiserita aparece depositada en géisers del parque de Yellowstone. En nuestros días incluso es posible crearlos artificialmente a través de un proceso de intercambio de iones.

También se encuentra en Erandique, Departamento de Lempira, Honduras donde se encuentran de dos tipos, blanco y negro

El ópalo es una piedra preciosa muy apreciada en joyería, aunque la valoración de la misma depende de muchos factores. La calidad del ópalo se distingue por la pureza de sus cristales, y por lo tanto según su capacidad de irradiación. Encontramos dos variedades fundamentales de ópalo: el ópalo común y el ópalo noble. El primero no presenta juego de colores a diferencia de la segunda variedad. El juego de colores se produce por la disposición aleatoria de placas submicroscópicas de esferas de tridimita o cristobalita, que actúan como redes de difracción de la luz. Se observa como una gama de plaquitas imprecisas, intensamente coloreadas, que se desplazan al mover la gema. Independientemente de su calidad es posible encontrar el ópalo en colores negro, gris, blanco, marrón, púrpura, amarillo, naranja, verde, azul-verdoso o incoloro. En cuanto a su transparencia, pueden ser casi transparentes y ligeramente opalescentes hasta opacos.

Existen múltiples variedades del ópalo, entre ellas las más conocidas son:

  • El ópalo de fuego: con brillos y tonos anaranjados.
  • El ópalo precioso: el ópalo más común y el más utilizado en joyería por sus brillos irisados.
  • El ópalo leñoso: se caracteriza por contener vetas de colores oscuros y ser marrón, lo que le da aspecto de madera fosilizada.
  • Ópalo común: amarillo, pardo-amarillo, marrón y negro. Brillo céreo.
  • Prasópalo: de color verde, debido a pequeñas cantidades de Ni.
  • Hialita: transparente y brillo vítreo.
  • Hidrofana: variedad mate, porosa, que se vuelve transparente al sumergirla en agua.

 

Espero que les haya gustado este posteo y cuando puedan vayan a las minas de Ópalo en Querétaro, de verdad las van a disfrutar.

 

Manuel Garza

 

One Comment

  • patricia urrutia says:

    soy una eterna enamorada de los opalos y lo sabes, gracias por esta info,,,, quiero mis aretes que hagan juego con la hermosa pieza que me hiciste,, love you

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.